Sí, el título es correcto. No habéis leído mal. Como parece que el mito de las denuncias falsas ya no cuela (esta semana conocimos la Memoria Anual de la Fiscalía General del Estado 2013 que un año más demuestra con datos y cifras que son prácticamente inexistentes -0,0038% en 2012-), quienes se empeñan negar la violencia de género (por ser elegantes con el comentario) han dado un paso más. Están haciendo circular por las redes el Manual del hombre denunciado e indefenso ante la ley de violencia de género. Ahí es nada.

Lo copio completo a continuación con varias intenciones:

Que se conozca la estrategia de los grupos negacionistas organizados

Que llegue a los juzgados y comisarías de policía para que sepan qué tipo de estrategias utilizan

Que las mujeres que están sufriendo maltrato lo conozcan y sepan cómo actuar.

MANUAL DEL HOMBRE DENUNCIADO E INDEFENSO ANTE LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO

HAY VARIAS FASES EN UNA DENUNCIA (INSTRUMENTAL) DE MALOS TRATOS
I- ANTES DE SER DENUNCIADO
Si sospechas que puedes ser denunciado por violencia de género:
· Si no vives con ella, evita los lugares en los que podáis coincidir.
· Si vives con ella, ten siempre cerca a tus hijos, familiar o amigo, que pueda dar fe de la situación.
En todos los casos:
1. Comunica tu situación a tu abogado, familiar, amigo y/o vecino de tu confianza (al menos la primera vez por email para que quede constancia) y avísale para que aparezca en caso de escuchar cualquier discusión, o tras tu llamada de aviso. Ten siempre encima un móvil que grabe video y audio con una pulsación en la pantalla de inicio.
2. Si te la encuentras por la calle, o estáis en casa y te sientes amenazado (se dirige a ti gritando, provocando, etc.) graba todo, o busca un bar o una tienda que tenga cámaras de seguridad donde meterte, y llamas a un amigo o familiar que vaya a buscarte si te acorrala. Apunta el nombre de los posibles testigos de ese bar o tienda.
3. En caso de discusión, por leve que sea, abandona el lugar. Los abogados pueden basarse en ello para acusarte de un delito de amenazas o coacciones.
NUNCA respondas a sus provocaciones, ni te defiendas apartándola. HUYE, a no ser que peligre tu vida. Ve al domicilio de algún amigo o familiar donde refugiarte.
4. Para que la comisaría más cercana tenga conocimiento de tu situación, redacta una carta explicándola y adjuntando copias de las pruebas. Así esta “denuncia preventiva” es solo una puesta en conocimiento de la autoridad y no una denuncia oficial que les obligaría a llamarla (entonces ella puede denunciarte “denuncia cruzada”, en represalia y serías detenido).
Este documento no te librará de la detención si ella denuncia posteriormente, pero la policía ya estará alerta de tu situación. Serás mejor tratado y, de cara al procedimiento rápido o juicio, será una prueba más de los fines espurios que han
llevado a la denuncia.

Leer más...